NO


No es qué ya no te quiera,
no es qué me duela tu nombre,
no es qué me sienta herida.
El querer ha pasado,
inadvertido,
como el murmullo de un ángel herido.
La llaga escuece cuando te siento,
las palabras cobran peso y no me dejan respirar,
el tiempo no calma el dolor de las traiciones,
de los golpes, de los celos,
solo los reemplaza por recuerdos,
imborrables y sordos recuerdos.
No es qué ya no sienta amor,
no es qué esté ciega por el odio,
no es qué no quiera dar perdón.
Has mutilado mi corazón,
lesionado mi cordura,
abaratado mi amor.
Tú, qué has vivido de mi vida con
el libre albedrío de un tirano,
tú, qué has agotado la pasión
en otros lechos mundanos,
despreciando las alianzas que nos unían.
No, no es qué tú ya no me quieras,
es qué ya, no te quiero yo.

Oscura forastera

Comentarios

  1. Un toque de valor, una "auto confianza recuperada", un "renacer" de esta mujer, que lucha por lo que es, una persona con dignidad a la que nadie puede menoscabar en sus derechos, ni como mujer ni como ser humano. Sera libre, dentro de su prisión de los daños recibidos (psíquicos y físicos), pero al fin LIBRE de ese tirano.
    Un ole por ella y por todas las personas que salen de su "encierro en vida", sean hombres o mujeres (no olvidemos que también hay hombres maltratados, aunque la mayoría callen por vergüenza).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

2 de abril día mundial del AUTISMO

AMARTE ASÍ